Los biocombustibles se comen los alimentos del Tercer Mundo

Crecen las filas de las personalidades y especialistas que cuestionan el uso de alimentos como combustibles
Investigaciones y análisis realizados por ecologistas y sociólogos exponen que la industria de los biocombustibles a gran escala será desastrosa para los agricultores, el medio ambiente, la preservación de la biodiversidad y los consumidores con menos recursos.
La conversión de cereales en combustibles: bioetanol y biodiésel, desplazará a miles de agricultores; disminuirá la seguridad alimenticia de muchos países, al contar con menos reserva de alimentos; acelerará la deforestación, por la tala de bosques; e incrementará la erosión de los suelos.
Tal y como pronostican los expertos, y ya va siendo realidad, la creciente demanda por el bioetanol derivado del maíz y el biodiesel del aceite de soja harán subir los precios de los granos y otros alimentos, como el trigo y el arroz, y ejercerán presiones al alza de los precios de la carne, la leche, y las aves de corral, al aumentar los costos de la cría de animales cuya dieta incluyen esos alimentos.
El incremento de la demanda de un combustible sustituto para los automóviles determinará, si no se utilizan otras alternativas, una mayor conversión de alimentos, como los cereales, en biocombustibles. Y lo que antes iba a parar a los estómagos de personas, entonces llenará los tanques de los vehículos de los más pudientes.

Greenpeace conquista el Polo Norte

Parece que los intereses macro-económicos que están creando el problema del Cambio Climático y que se oponen a iniciativas como el Protocolo de Kyoto o financian campañas de acoso y derivo a las organizaciones ecologistas, científicos e instituciones, son los mismos que se están frotando las manos pensando en los beneficios de la conquista y explotación de un Polo Norte sin hielos.
Greenpeace lanza una campaña para declarar el Ártico reserva para la paz y la ciencia y libre de la explotación y de la actividad militar. Y se firme un acuerdo similar al que protege al Antártico.
Web de la campaña de firmas: http://www.greenpeace.org/international/campaigns/climate-change/take_action/Arctic_World_Park

Cacerolada ciudadana en defensa del río Ebro

La plataforma ciudadana en defensa del río Ebro y del Puente de Piedra protestó, en la tarde del viernes 9 de agosto, con una cacerolada contra el rebaje de la solera -construcción ubicada en su parte inferior a modo de base, sobre la que descansan los arcos- de la histórica infraestructura y el proyecto de dragado, actuaciones que prevén ocasionen importantes afecciones al ecosistema fluvial del río.
Ecologistas en Acción critica los "caprichos" del ayuntamiento de Zaragoza respecto a la celebración de la EXPO 2008, como son todas las actuaciones encaminadas a la circulación de barcos con pasajeros durante tres meses en un río Ebro no navegable y en pleno periodo de estío, cambiando de manera radical las condiciones del río para cumplir tan artificial objetivo.
Para Ecologistas en Acción, actuar sobre el Puente de Piedra para rebajar su placa base es un atentado contra el Patrimonio cultural pues amenaza la integridad, estabilidad y seguridad de este monumento, debiendo respetarse el criterio establecido en el Pliego de cláusulas de no intervenir sobre la solera del Puente de Piedra.
El problema radica en que las embarcaciones contratadas para el y que deberían surcar el rio llevando a los turistas y visitantes al “evento internacional” requieren más calado que el previsto; por lo que ahora se emprenden estas obras que no estaban previstas en el proyecto original, ya que el pliego de condiciones del concurso de contrato se estipulaban que tenía como limitante la solera del puente de piedra. Por ello Ecologistas en Acción consideran que es responsabilidad de la Sociedad EXPOAGUA ZARAGOZA 2008, S.A. por su falta de previsión, debiendo rendir cuentas (económicas y sociales) a la sociedad aragonesa sobre su mala gestión y planificación.


Blog Archivo