Se cumplen 98 años del milagro de la Tregua de Navidad

Durante la Primera Guerra Mundial en la víspera del 24 de diciembre de 1914 las trincheras británicas y alemanas vivieron un breve alto el fuego que surgió de forma espontánea. Cuando las tropas alemanas comenzaron a decorar sus trincheras, los británicos respondieron cantando villancicos; a lo que continuaron saludos de Navidad y pronto comenzaron a darse encuentros en tierra de nadie donde se intercambiaban pequeños regalos: whisky, cigarrillos, dulces, etc. Incluso se celebró un partido de fútbol (en el que ganaron los alemanes 3 a 2).
La artillería se silenció durante la noche de Navidad, se pudo recuperar los cuerpos de los soldados muertos, celebrando entierros  donde participaban soldados de los dos bandos.
La tregua ocurrió a pesar de la oposición de los mandos de los ejércitos. Para evitar que se repitiese una tregua semejante, los comandantes británicos ordenaron, en los años siguientes, bombardeos durante la fiesta Navidad; aunque ese día los artilleros sufrían una inexplicable epidemia de mala puntería.

Blog Archivo