Greenpeace señala 8 ejemplos de proyectos urbanísticos que destruirán la costa natural del Mediterráneo y el Atlántico Sur

Greenpeace señala ocho ejemplos de proyectos urbanísticos que destruirán la costa natural del Mediterráneo y el Atlántico Sur. Estos planes en Canarias, Andalucía, Murcia, Baleares o Catalunya son solo algunos ejemplos que demuestran que no se ha dejado atrás el modelo de ladrillo y hormigón. Greenpeace reclama que el pacto de formación de Gobierno incluya la modificación de la Ley de Costas.


El reciente informe sobre los cambios de ocupación del suelo en la costa española entre los años 1987 y 2011 del Observatorio de la Sostenibilidad (1) señala que la urbanización de la primera línea del litoral crece un 33% de suelo en 24 años y que ha dejado provincias como la de Málaga urbanizada al 81% en su línea de costa o Valencia con el 67% de los primeros 500 metros desde el mar ya destruidos.

"El informe del Observatorio de la Sostenibilidad apunta unos datos de una costa deteriorada y axfisiada y como los propios expertos señalan, de seguir así vamos hacia el colapso", ha declarado Pilar Marcos de Greenpeace. "Sin embargo poco o nada hemos aprendido de la época de la burbuja inmobiliaria siguen surgiendo proyectos propios de otras épocas que preocupan tras las facilidades que supone la perniciosa reforma de la Ley de Costas de 2013".
A la organización ecologista le preocupa que el ritmo de destrucción de la costa no ha servido para buscar nuevas alternativas de desarrollo costero y Greenpeace señala algunos ejemplos de los proyectos que en la actualidad se pretenden desarrollar sobre espacios hasta la fecha naturales:

- Las Salinas de Roquetas de Mar y la Ribera de Algaida que constituyen el último pulmón verde de este municipio de Almería para la construcción de cerca de 8.000 viviendas y varios hoteles (2).

- El proyecto de Gas Natural en el Parque Nacional de Doñana y la proyección de una refinería iraní en en el entorno del Parque de las Marismas del Odiel y el Tinto o la Bahía de Algeciras.

- La Ciudad del Surf en Tarifa (Cádiz) que Metrovacesa promueve y que ocupará 162.000 metros cuadrados de suelo natural (5).

- Dos planes de destrucción de la costa de Mogán (Gran Canaria) a través de diferentes actuaciones para dotar a dos playas naturales de servicios como diques sumergidos y hamacas y sombrillas por los que pugnan dos empresas hoteleras (3).

- La proyección de un hotel de lujo en la playa de La Tejita (Tenerife), que se ha conseguido mantener en un aceptable grado de aislamiento en zonas próximas urbanizadas (4).

- Reactivación del plan para urbanizar Cala Reona, junto al Parque Regional de Calblanque, promovido por el Ayuntamiento de Cartagena (Región de Murcia) que ocuparía 650.000 metros cuadrados (6).

- La construcción de una gran superficie comercial en Ses Fontanelles sobre un humedal costero muy amenazado en Palma (Mallorca) que levanta la moratoria urbanística en una zona ya muy degradada (7).

- El nuevo “BCN World” en Tarragona, en el supuesto abandonado proyecto de Eurovegas que ahora cambia de nombre y reduce el número de casinos y que el president de Catalunya, Puigdemont, ha señalado como de inversión “estratégica”.

A la vez, durante estos años se han producido algunos ejemplos de mejora de protección de la costa como son los casos de la ampliación de la reserva marina de Cabo Tiñoso en Murcia o del Parque Nacional de Cabrera (Mallorca) pero islotes como el s’Espalmador en Formentera continúan en manos privadas.
Estos son algunos ejemplos y existen sin duda más proyectos que significarán un aumento importante de la superficie de suelo artificial y que muestran cómo el cambio de modelo de desarrollo no se está produciendo. Greenpeace pide, a raíz del informe del Observatorio de la Sostenibilidad, que:

- El pacto de formación de Gobierno incluya el compromiso de modificación urgente de la Ley de Costas para asegurar la protección de las zonas que aún no han sido urbanizadas.

- Recuperar y restaurar espacios naturales protegidos como la laguna del Mar Menor y la restauración del entorno dunar de Puerto Mayor.

- Adquirir terrenos privados en la costa por parte del Ministerio de Medio Ambiente, cuyo programa está paralizado, y que podría solventar el problema de los islotes de las Pitiusas.

NOTAS:
(1) Informe del Observatorio de la Sostenibilidad 
(2) Más información 
(3) Más información 
(4) Más información
(5) Mas información en Ecologistas en Acción - Verdemar 
(6) Más información en la Asociación de Naturalistas del Sureste 
(7) Plataforma Salvem ses Fotanelles 

Blog Archivo