El Ártico de Alaska queda legalmente protegido ante los efectos del Cambio Climático y de la pesca industrial

Oso polar -Imagen de Dominio Público Wikimedia Commons-

Protegido al menos legalmente
ya que Estados Unidos aprobó proteger su zona ártica. Son casi 518.000 km² de aguas del Ártico que se cerrarán a la pesca industrial para aliviar los efectos del Cambio Climático en sus ecosistemas. La organización ecologista Oceana ha trabajado durante años desde su base en Juneau, Alaska, para conseguir esta prohibición.
El Consejo de Gestión Pesquera del Pacífico Norte (NPFMC), organismo dependiente de Estados Unidos, ha decidido impedir la expansión de la pesca industrial en todas las aguas de Estados Unidos al norte del estrecho de Bering. Este paso, que representa una de las mayores medidas preventivas en la historia de la gestión pesquera, aliviará la presión ejercida sobre los ecosistemas oceánicos por el cambio climático.
El área protegida es de casi 200.000 millas cuadradas, unos 518.000 km2, una superficie similar a la de España. “Esta decisión marca el comienzo de una nueva era para el Ártico. Hasta ahora nos hemos dedicado a agotar primero los recursos de una zona para tratar luego de recuperarla. Ahora, estamos primero pensando en las consecuencias de nuestras acciones antes de llevarlas a cabo”, comenta Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana en Europa. “La decisión del Consejo libera al Ártico de una tensión crítica, ya que una actividad industrial pesquera en esta zona podría tener un efecto catastrófico en el resto de los ecosistemas. Por ello, exigimos a las industrias de transporte y perforación que sigan el ejemplo del Consejo".
+ Más datos sobre esta noticia en: El Ártico de Alaska queda protegido de la pesca industrial y ante los efectos del Cambio Climático

Blog Archivo