La Coordinadora Verde pide que no se compre atún rojo para evitar su extinción

Atún rojo -Imagen de dominio público Wikimedia Commons-

La Coordinadora Verde propone a la ciudadanía como lema: "No compres atún rojo, consume responsablemente". La Coordinadora Verde ve la sentencia de muerte para el Atún Atlántico tras el acuerdo de París, por el que la Comisión Internacional para la "Conservación" (el entrecomillado es intencionado) del Atún Atlántico (ICCAT, en sus siglas en inglés) ha fijado la cuota de capturas para el 2011 en 12.900 toneladas.
Esta organización del ecologismo político que ya se había sumado al clamor social exigiendo el cierre de la pesquería insostenible de esta especie, se une ahora al boicot en toda Europa del consumo de atún rojo. Según anuncia WWF, al menos 50 empresas europeas, algunas de la talla de Carrefour o Eroski, se comprometen a no comprarlo ni comercializarlo hasta que sea gestionado de forma sostenible y empiece a recuperar la población.
En palabras de Florent Marcellesi, coportavoz de la Coordinadora Verde, "Con este acuerdo de París se está contribuyendo a la rápida extinción de este túnido. La cifra acordada paradójicamente por el organismo que debe velar por la conservación de la especie sobrepasa con mucho la soportable por la especie. La tasa de reposición no conseguirá situarse por encima de la de capturas y por lo tanto es cuestión de pocos años que desaparezca del todo este magnífico pez de nuestros mares y océanos".
A su vez Sonia Ortiga, coportavoz de la Coordinadora Verde, afirma: "Estamos defraudados con el papel del Gobierno español, que ha vuelto a defender los intereses insostenibles y avariciosos del sector industrial frente a la recuperación de la especie, olvidando su compromiso internacional de crear un santuario para la especie en Baleares, desoyendo a los científicos y amenazando el mantenimiento de los 2.500 empleos del sector artesanal que se dedica a su captura en nuestro país. Esto no es una política pesquera sostenible, ni una política ambiental, ni una política social: es sencillamente una apuesta por la extinción del atún rojo. Animamos a toda la sociedad española que se sume a las campañas, como la de la WWF no comprando Atún Rojo hasta que sea gestionada su pesca de forma sostenible".

Blog Archivo