La demencia y las terapias asistidas con animales basadas en emociones y caricias

Artículo de Raul Espert.
La única limitación para las aplicaciones de la terapia asistida con animales  es la imaginación. Son múltiples los tipos de centros y las condiciones de los usuarios (físicas y psicológicas) donde se puede practicar. Los enfermos participantes en el programa de terapia asistida con perros abandonan durante las sesiones su estado de retraimiento y soledad en el que está sumido siendo el perro el único nexo de unión entre ellos y el exterior.
Ven al perro como un amigo, esto les inspira y evoca recuerdos. Con la ayuda del perro los pacientes interactúan entre sí, logrando así que participen en los ejercicios programados tendentes a frenar el avance de la enfermedad o simplemente fomentar la comunicación entre ellos mismos. Tras las sesiones, mantienen un alto grado de predisposición al trabajo, lo que aprovechan sus cuidadores y terapeutas habituales para seguir desarrollando su trabajo diario con más facilidad.
Demencia: Terapia asistida con animales (Emociones y caricias) by RAUL ESPERT

Blog Archivo