Greenpeace urge reducir las emisiones de CO2 porque aunque se han estancado son las más altas de la historia


Greenpeace valora positivamente los datos que ha publicado hoy la Agencia Internacional de Energía (AIE), que ha detectado, por segundo año consecutivo, un estancamiento en 2015 de las emisiones globales de CO2 relacionadas con la energía. La organización ecologista apunta que esto muestra cómo el trabajo de las políticas nacionales para impulsar las energías renovables está funcionando. Sin embargo, no dejan de ser las emisiones más elevadas en la historia, por lo que Greenpeace insta a los Jefes de Estado a que redoblen sus esfuerzos en reducirlas urgentemente.

“Los líderes mundiales necesitan ahora redoblar sus esfuerzos para asegurar que el aumento global de temperatura se mantenga dentro de los límites establecidos en el Acuerdo de París del año pasado. Las soluciones técnicas y económicas estań probando su eficacia. Falta la decisión política”, ha declarado Sara Pizzinato, responsable de la campaña de Energía de Greenpeace.
La AIE ha señalado que los principales responsables del desacoplamiento entre el crecimiento económico y las emisiones globales de gases de efecto invernadero son la disminución del uso del carbón en China y un importante crecimiento de las energías renovables tanto en ese país, como en otras partes del mundo. Esto renueva la esperanza de que podamos evitar los peores impactos del cambio climático.
“Los esfuerzos de China para combatir el cambio climático y la contaminación del aire están proporcionando beneficios globales”, ha apuntado Emily Ronchon, responsable de la campaña global de Energía de Greenpeace Internacional. “Las emisiones de China podrían haber alcanzado su punto máximo y ahora están cayendo por segundo año consecutivo. Esto pone al país en camino de superar sus compromisos climáticos adquiridos en París, lo cual es una buena noticia ”, ha añadido.
Sin embargo, a pesar del Acuerdo de París, las ambiciones climáticas en algunos países siguen estando a la baja. España, sin duda alguna, es parte de esos países que no están cumpliendo con su parte para salvar el clima y así lo adelantó la Comisión Europea el año pasado.
En 2015, por segundo año consecutivo, se redujo prácticamente a cero la instalación de nuevas renovables y al mismo tiempo el Gobierno aprobó la normativa más restrictiva del mundo en materia de autoconsumo. Además tendremos que pagar algo más de 100 millones de euros adicionales en derechos de carbono por las 14 millones de toneladas de CO2 debidas a la entrada masiva de carbón (+22%) y gas (+17%) respecto al año anterior. Una cantidad equivalente a las emisiones de 4,5 millones de coches. Por si no fuera suficiente, el mismo Gobierno también ha prácticamente duplicado la parte fija de la factura de la luz dinamitando el aliciente económico del ahorro de energía.
“Es muy alentador ver como el estancamiento de las emisiones de CO2 relacionadas con la energía está vinculado con las medidas para acelerar el despliegue de energías renovables. Sin embargo seguimos pulverizando récords de aumento de la temperatura mes tras mes y no es el momento de escatimar en esfuerzos. Los líderes mundiales en París acordaron limitar el calentamiento global a 1,5º C, lo que requiere un esfuerzo sin precedentes hoy y mañana, para aumentar las energías renovables y reducir el consumo de energía a nivel mundial ” ha concluido Sara Pizzinato.
El próximo 22 de abril los firmantes del de Acuerdo de París se reunirán en Nueva York y es un buen momento para que la Unión Europea, entre otros, muestre su seriedad con el compromiso de evitar un cambio climático catastrófico y un calentamiento global por encima de 1,5ºC.
Greenpeace ha demostrado que en 2050 toda la energía del Planeta podría ser renovable, eficiente, inteligente y accesible para todo el mundo por lo que pide a los Jefes de Estado y a la UE que los objetivos que se presenten sean acordes tanto al reto climático, como a las oportunidades que plantean las soluciones. Un mensaje reforzado por el mismo Ban Ki-moon, que está pidiendo a los Jefes de Estado que acudan a la reunión en Nueva York con nuevos compromisos para acelerar la acción climática para el año 2020.

Fuente: Nota de prensa de Greenpeace.

Blog Archivo