5 de junio Día del Medio Ambiente Greenpeace pide a los políticos que pongan al medio ambiente en el centro de su agenda electoral

La organización ecologista recuerda que las políticas de protección medioambiental tienen repercusiones positivas directas en el empleo, los ecosistemas y el bienestar social. España tiene como prioridad la puesta en marcha para la reducción de emisiones para cumplir los compromisos adquiridos en la Cumbre del Clima de París.



Con motivo de la celebración el próximo domingo día 5 del día Mundial del Medio Ambiente, Greenpeace pide a los partidos políticos que concurren a las próximas elecciones del 26 de junio que pongan las cuestiones medioambientales en el centro de sus políticas y posibles acuerdos de gobierno, ya que el carácter transversal del medio ambiente hace que las decisiones sobre esta materia tengan repercusiones para numerosos sectores.
En este sentido, Greenpeace recuerda que, cuando ya han pasado seis meses desde la firma del Acuerdo de París, el Gobierno español en funciones camina en la dirección contraria a la que debería y no está adoptando ninguna medida para reducir las emisiones de C02 y paliar mantener el aumento de la temperatura por debajo de los 1,5 ºC. Más bien hace todo lo contrario al mantener una política energética que apoya las energías sucias, como la nuclear y el carbón, y castiga a las renovables, aunque esto haya supuesto una pérdida de unos 50.000 empleos en el sector en los últimos años.
Greenpeace también hace hincapié en la importancia de que las negociaciones del acuerdo comercial entre la Unión Europea y Estados Unidos (conocido como TTIP) se hagan con la mayor transparencia posible y que se salvaguarde el respeto al medio ambiente, ya que existen numerosos indicios que apuntan a que el acuerdo supondría una merma en los estándares de protección medioambiental. Especialmente podría afectar al sector agrario, ya que existen numerosos plaguicidas, ahora prohibidos en Europa, que podrían ser tolerados. En este sentido, cabe destacar que una de las principales causas de muerte de polinizadores como las abejas se deriva del uso de agroquímicos. En el ámbito agrario, España debería asumir el liderazgo en agricultura ecológica, por eso hace falta una apuesta decidida por este modelo.
La organización ecologista también pone el acento sobre la gestión forestal y del agua, ya que la incidencia del cambio climático hará que, de no poner las medidas suficientes, aumenten la frecuencia e intensidad de los incendios y los problemas derivados de la mala gestión del agua, tanto por el aumento de las sequías como por la contaminación de aguas superficiales y acuíferos, algo que podría verse incrementado de ponerse en marcha proyectos como la fractura hidráulica (o fracking).
Por otra parte, Greenpeace insta a los partidos políticos a que presten especial atención a la protección de la biodiversidad, para lo que es necesario que se eviten las megainfraestructuras que fragmentan el territorio y que generan graves impactos en el entorno, pero también que se aplique el fallo del Tribunal Supremo que regula el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras aprobado en 2011, ya que las especies invasoras son la segunda causa de pérdida de biodiversidad según la ONU, cuya protección también debe ser llevada a los océanos, que actualmente sufren graves problemas de sobrepesca y contaminación.
“No se puede hipotecar el futuro del medio ambiente del país para contentar a las grandes corporaciones y grupos de presión, por eso los partidos políticos que concurren a las próximas elecciones deberían ser valientes y situar el interés general en el centro de sus reivindicaciones y poner en marcha medidas que protejan el medio ambiente y los derechos de la ciudadanía”, ha comentado Mario Rodríguez, director de Greenpeace España.

Fuente: Nota de prensa de Greenpeace.

Blog Archivo