Los animales del antiguo zoo de Valencia no dan el perfil para el Bio-snobismo del nuevo Bioparc

Orangután. -Imagen de archivo, dominio público Wikimedia Commons-

La modas atienden a resultados económicos y de éxito de público, si a esto le añadimos una pátina de ecología (que no ecologismo) y unas pinceladas didácticas tenemos como resultado el Bio-Snobismo, y lo podemos ver en acción en Valencia. El caso, que ha sido denunciado por el Proyecto Gran Simio, de Algunos animales del antiguo zoo de Valencia, que al parecer "no dan el perfil deseado" para el nuevo Bioparc y han quedado estancados y abandonados en las antiguas instalaciones durante meses.

Nota de prensa del Proyecto Gran Simio:
El Proyecto Gran Simio (GAP/PGS - España), ha denunciado ante la Guardia Civil (SEPRONA), la situación lamentable en la que se encuentran un orangután y varios animales que se encuentran encerrados en las instalaciones del Zoo propiedad del propio Ayuntamiento de Valencia. Las malas condiciones en las que se encontraban los animales de este Zoológico, hicieron que se aprobara un proyecto para la construcción de un nuevo centro que se ha denominado Bioparc. Una vez finalizado y tras permanecer más de un año cerrado el antiguo, los animales han sido trasladados a los recintos nuevos, mientras que algunos por falta de espacio o porque no se ajusta al diseño de las instalaciones como en el caso del orangután, han quedado estancados y abandonados en las estructuras antiguas y así llevan ya varios meses.
El Proyecto Gran Simio ha intentado reiteradas veces en ponerse en contacto con las Autoridades del Ayuntamiento sin obtener respuesta. No solamente enviaron un Buro-Fax a los responsables de Bioparc para que informaran por el destino de esos animales abandonados, sino que además se presentó un escrito registrado en el Ayuntamiento pidiendo poder ver al orangután y al resto de los animales y comprobar en que situación se encontraban. Ante el silencio por respuesta, los responsables del PGS, no han tenido más remedio que denunciarlo al SEPRONA, en base a diferentes puntos de la Ley 32/2003 en la que se regula la conservación de fauna silvestre en los parques zoológicos, como es la de no proporcionar el enriquecimiento ambiental de sus recintos mejorando su bienestar y por una falta grave recogida en el artículo 13, punto 4 por el maltrato y abandono de los animales.

Blog Archivo