Un estudio de la Universidad del País vasco demuestra que la contaminación altera el desarrollo sexual de los peces

Investigadores del proyecto DERBIUR: Miren Cajaraville, Mª Carmen Barbero, Teresa Serrano, Maren Ortiz-Zarragoitia. -Foto de Alaitz Ochoa de Eribe-

Los compuestos químicos que contaminan el agua pueden alterar el desarrollo sexual de los organismos acuáticos, dando lugar a seres hermafroditas con gametos masculinos y femeninos. A esta conclusión ha llegado un grupo investigador de la UPV/EHU (Universidad del País Vasco) tras analizar mejillones y corcones en la ría de Urdaibai, en el Pais Vasco. En marzo de 2004, un equipo de investigadores de la UPV/EHU que estudiaba el aparato reproductor de los mejillones encontró algo sorprendente en la ría de Urdaibai: una elevada proporción de mejillones hermafroditas, mucho más alta de lo que podría considerarse normal. Sin embargo, ese hallazgo no cogió de improviso a los científicos. Las investigaciones que habían realizado en la década de los 90 ya habían probado que los contaminantes ambientales pueden influir en la reproducción de los organismos acuáticos. El grupo Biología Celular en Toxicología Ambiental que dirige la catedrática Miren P. Cajaraville dedujo que numerosos compuestos químicos presentes en el agua influyen en el crecimiento, comportamiento, reproducción y función inmune de los organismos, debido a que interfieren con el sistema endocrino. Por esa razón, a dichos compuestos se los conoce como 'disruptores endocrinos'. Se trata de alquilfenoles (entre otros, los derivados de detergentes y cosméticos de uso doméstico), pesticidas, plastificantes, derivados del petróleo y hormonas sintéticas. En ocasiones, influyen en los propios organismos; otras veces, sus consecuencias aparecen en la segunda o en la tercera generación.
+ Más información

Blog Archivo