Navarra activa el nivel 1 de alerta por riesgo de inundación

La Agencia Navarra de Emergencias ha activado un dispositivo que vigilará la evolución del caudal e intervendrá en el caso de que la situación lo requiera.
El Gobierno de Navarra ha alertado a los alcaldes de las localidades vecinas del río Arga de que a partir de esta media noche se producirá una crecida del caudal que puede superar los 1.000 m3/s, lo que se traducirá en inundaciones de las carreteras de acceso y zonas de huerta. La Agencia Navarra de Emergencias ha activado un dispositivo que vigilará la situación en las zonas con riesgo de inundación, organizando desalojos si fuera necesario.
Como consecuencia de las intensas precipitaciones registradas, que han fundido la nieve caída durante la pasada noche, han aumentado de forma considerable los caudales de los ríos de la Comunidad Foral, que se han desbordado en numerosos puntos de la mitad norte y el centro.
A partir de las 14 horas el río Bidasoa, que había experimentado un rápido crecimiento de caudal, desbordándose en Elizondo, ha descendido también de forma rápida su nivel, que a las 20 horas era la mitad del medido en su máxima avenida, cuando han tenido que intervenir en numerosas ocasiones tanto los bomberos de la Agencia Navarra de Emergencias como la Policía Foral.
Los problemas se han trasladado a los ríos Arga, Ultzama y Arakil, que de forma imprevista han incrementado su caudal en muy poco tiempo. El Arga casi ha llegado a los 500 m3/s. a su paso por la cuenca de Pamplona, el Elorz le ha aportado otros 100 m3/s. y en el Arakil se han medido 450 m3/s, lo que ha provocado numerosos cortes de carreteras que también han afectado a huertas.
Técnicos de la Agencia Navarra de Emergencias han destacado el buen funcionamiento de las motas creadas tras las riadas de 2009 en Burlada y en el barrio pamplonés de La Rochapea, en la zona de los corralillos del Gas, que han minimizado los efectos de la riada aunque sobre las 18 horas, coincidiendo con el caudal máximo medido en el Arga, se han inundado los terrenos de Burlada y Arazuri que suelen verse afectados por los desbordamientos.
La avenida es de unas dimensiones comparables a la de 2009, pero gracias a las motas los daños son menores. La población ha atendido los llamamientos de las autoridades para desalojar las zonas inundables y las policías municipales de Pamplona y Burlada han colaborado en dichos desalojos y han cerrado los accesos a los lugares que podían verse afectados por la riada.
En cuanto al río Arakil, ha continuado incrementando su caudal hasta las 19 horas, momento en el que ha comenzado a descender.
Las aportaciones de los ríos Ultzama, Elorz y Arakil están provocando un aumento del caudal del Arga aguas debajo de Pamplona, lo que puede traducirse a partir de medianoche en un máximo de 1.000 m3/s., o incluso algo superior, en Echauri, y en inundaciones en los accesos a Larraga, Berbinzana, Miranda o Falces, localidades cuyos alcaldes ya han sido alertados desde la Agencia Navarra de Emergencias, así como los de Peralta, ante la posibilidad de que pueda verse afectado por la avenida su polígono industrial, y Funes, donde podrían inundarse algunas viviendas de la parte baja del casco urbano.
La ANE ha activado un dispositivo, integrado por técnicos de protección civil, bomberos y Policía Foral, que intervendrá en el caso de que sea necesario en las zonas con riesgo de quedar inundadas.
En definitiva, ha mejorado la situación en las cabeceras y en la zona central, y se espera que las próximas horas sean complicadas en la Ribera Alta. Por otra parte, las predicciones anuncian nuevas precipitaciones para mañana, miércoles, lo que puede traducirse en nuevos aumentos en los caudales.
Nota de prensa del Gobierno de Navarra

Blog Archivo