Continua la represión: Las autoridades rusas piden extender 3 meses más la detención de los 30 del Ártico

Antes del 24 de noviembre, el Tribunal debe confirmar o rechazar esta solicitud del Comité de Investigación. El Comité de Investigación ruso ha anunciado hoy que ha solicitado una prórroga de tres meses para la detención de los 28 activistas de Greenpeace y los dos periodistas independientes detenidos en el Ártico.
La semana que viene hará firme esta petición frente a un juez. Por el momento, las solicitudes ante el Tribunal de Distrito de Kalininskiy para la prolongación de las detenciones solo se han presentado para seis activistas, aunque se espera que se vayan extendiendo al resto durante esta tarde y el próximo lunes.

Fuente: Nota de prensa de Greenpeace España
Los abogados de Greenpeace han sido informados por el Comité de Investigación de su intención de mantener a los detenidos en prisión por un periodo de tres meses más, mientras se continúa investigando los supuestos "crímenes". El Comité tiene que recurrir al Tribunal para que su solicitud sea confirmada. Si no fuera confirmada por un juez, los 30 podrían ser liberados.
"Nuestros corazones se rompen por nuestros amigos en la cárcel y por sus seres queridos en el exterior. Vamos a resistir con todas nuestras fuerzas este intento absurdo de mantener a estos hombres y mujeres en la cárcel por un crimen que no han cometido. Si finalmente las autoridades tienen éxito, vamos a apelar y pedir su puesta en libertad tan pronto como el Tribunal pueda fijar una audiencia. Esto es una farsa, es una barbaridad que hace de la justicia una broma. Es hora de que los 30 del Ártico vuelvan a casa", ha declarado Kumi Naidoo, director de Greenpeace Internacional.
Las audiencias deben completarse antes del 24 de noviembre. Greenpeace se opondrá a esta petición de extensión de las detenciones. Los abogados de Greenpeace también pedirán la libertad bajo fianza a los 30 mientras continúa la investigación. Si la solicitud de detención es confirmada por un juez, los abogados de Greenpeace apelarán la decisión y volverán a solicitar la libertad bajo fianza. Si se concede esta libertad bajo fianza, podría estar sujeta a restricciones como la imposibilidad de salir del país mientras continúa la investigación. Sí esta apelación falla, los 30 permanecerían en la cárcel.
"Las autoridades ya han tenido dos meses para investigar este delito imaginario en el que los llamados autores enviaron un comunicado de prensa explicando con exactitud lo que iban a hacer y luego enviaron un vídeo detallado sin editar donde se ve lo que realmente hicieron. ¿Necesitan realmente las autoridades tres meses más de investigación? Esta farsa tiene que terminar ya, todos sabemos que no se trata en realidad de investigar un delito. Estos valientes hombres y mujeres no están detenidos por lo que hicieron, sino por poner en evidencia los peligros de la perforación petrolífera en el Ártico", ha añadido Naidoo. "Greenpeace va a luchar por la libertad de los 30 del Ártico con todos los recursos que tenemos, pero no podemos hacerlo solos, necesitamos personas en Rusia y en el resto del mundo que se unan a nosotros en defensa de la decencia, la libertad y el derecho básico y fundamental a la protesta pacífica", ha concluido Naidoo.
A pesar de la promesa de retirar la acusación de piratería, la Comisión de Investigación aún no lo ha hecho. Los 30 activistas del Ártico llevan detenidos por las autoridades rusas casi dos meses, ya que el Arctic Sunrise fue capturado el 19 de septiembre.
Mijail Fedotov, jefe del Consejo Presidencial de Rusia para los Derechos Humanos, ha afirmado a RIA Novosti que cree que el traslado de los 30 del Ártico a San Petersburgo es el preludio de un cambio en sus cargos y de su eventual liberación.
Los activistas fueron al Ártico para visibilizar los peligros de la extracción de petróleo y de la amenaza que supone tanto para el ecosistema polar como para el cambio climático global. En los últimos 30 años han desaparecido tres cuartas partes del hielo marino de verano del techo de nuestro planeta. A principios de esta semana, la Agencia Internacional de Energía (AIE) informaba que el 74% de la reservas de petróleo deben permanecer sin explotar y sin ser quemadas si queremos evitar los niveles más catastróficos del cambio climático en al menos un 50%. Esto significa que no puede haber lugar para la extracción de petróleo del Ártico en ningún escenario en el que el mundo esté tomando medidas para evitar un calentamiento global peligroso. Un derrame de petróleo en el Ártico sería casi imposible de limpiar, debido a la remota ubicación y las duras condiciones.
Arctic 30: Entrevista al Director de Greenpeace España by EnVerde 

Blog Archivo