Vídeo noticia: Acción de Greenpeace en las torres Kio de Madrid contra el TTIP



Hoy martes 17 de mayo escaladores de Greenpeace han ascendido a una de las Torres Kio de Madrid para decir no al TTIP.

Los seis activistas escalaron la fachada sur de una de las dos Torres Kio, los edificios madrileños que forman la llamada ‘Puerta de Europa’ para expresar así su protesta ante las negociaciones que llevando a cabo la Unión Europea y los Estados Unidos, para acordar un Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones, más conocido por las siglas TTIP.
El pasado 2 de mayo Greenpeace Holanda publicó los documentos secretos de dicha negociación; lo que ha aumentado el grado de rechazo social al acuerdo al conocerse las implicaciones que supondría. El TTIP aborda multitud de aspectos y sectores que afectan a toda la ciudadanía, desde el futuro del sector agrícola o las pymes, hasta la comida, pasando la regulación de las sustancias tóxicas, la contratación pública, los servicios o la futura coordinación en materia de regulación. Ambas partes pretenden eliminar las “barreras” al comercio, especialmente las no tarifarias, aquellas que tienen que ver con la diferentes normas y estándares de calidad, salud, medio ambiente, de denominación de origen, etc.
Debido a los contenidos del TTIP. Greenpeace considera que este tipo de acuerdos deben negociarse bajo el paraguas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas o los compromisos alcanzados en la cumbre contra el cambio climático de París.
Greenpeace advierte que los partidarios del TTIP dicen querer eliminar lo que ellos llaman "exceso de regulación", "papeleo" o la "burocracia mala“, pero en realidad lo que el TTIP elimina son las salvaguardas ambientales, derechos laborales o legislación que protege la salud de los consumidores.
Según declaró Miguel Ángel Soto, portavoz de Greenpeace España: “Es importante decir alto y claro que nos oponemos a este acuerdo. Hay que paralizar estas negociaciones porque se están poniendo en riesgo conquistas ambientales y sociales. Ya durante los primeros años de negociación ambos bloques, la UE y los EEUU, empezaron a rebajar y recortar políticas y normas ambientales, como la Directiva de Calidad de los Combustibles que permite la importación de petróleos altamente contaminantes de EEUU y Canadá o la paralización del control de pesticidas con efectos nocivos para la salud”.
Por último el portavoz de Greenpeace declaró que : “Los derechos y la salud de los ciudadanos y la sostenibilidad del planeta son tan importantes como el crecimiento económico. El crecimiento económico a cualquier precio es un suicidio”.

-Imágenes cedidas por Greenpeace España.-

Blog Archivo